top of page
Buscar
  • Si todo fuera fácil

Walter Mehrer S - 7 Virtudes para una vida plena

Las 7 virtudes principales que sirven de guía para una vida plena, según R. Sharma. Te explicamos cuáles son y cómo practicarlas.

Dominar la mente

Esta es la primera de las virtudes porque te va a ayudar con el resto. El dominio mental se logra con entrenamiento, con la práctica diaria y sirve para ser el amo y señor de tus pensamientos, que son los que generan tus sentimientos.


Julián, el protagonista que transmite este conocimiento al que fue subordinado suyo cuando trabajaba como abogado, afirma lo siguiente:


«En un día normal una persona normal tiene unos 60.000 pensamientos. El 99% de ellos es exactamente igual que el día anterior».


Un pensamiento, y luego otro, y otro… crean un hábito mental. El resultado es que al día siguiente volverás a pensar lo mismo, y así toda la vida. Por eso es tan importante controlar tus pensamientos y debes empezar hoy.


Hay otra frase a destacar: «la mente es un magnífico criado pero un amo terrible».

La mejor manera de controlar tus pensamientos es aprender a meditar.


Consejo: El Pensamiento opuesto

Cuando detectes un pensamiento negativo –solo uno es suficiente para ponerte a actuar y cambiarlo– tienes que preguntarte «¿qué es lo opuesto?». Si estás teniendo un mal día, todo te ha salido mal, estás cansado… imagínate cómo sería la forma de hablar y de moverte si todo estuviese bien, si estuvieses lleno de energía. Pasados unos minutos comprobarás que este consejo está funcionando y afrontarás el resto del día de la mejor manera posible.

Tener un propósito

Tener claramente definidos tus objetivos en cada una de las facetas de la vida es tan importante como un faro para un barco. A lo mejor cuando la visibilidad es buena y está todo a favor crees que no lo necesitas. Pero cuando te envuelve la oscuridad de la noche, saber a dónde quieres ir te mantendrá a salvo.


Otra forma de decirlo sería: si no sabes a dónde te diriges, ¿cómo podrás saber si has llegado?


La felicidad duradera se consigue trabajando constantemente para alcanzar tus objetivos y avanzar en la dirección que te has fijado. No hay otro secreto.


Esto no quiere decir que hay que ser un adicto al trabajo, en el sentido que solemos darle. Quiere decir que hay que aprovechar el tiempo. ¿Te gustaría dominar el inglés? ¿Escribir un libro? Ponte a ello.


Consejo: escribe lo que quieres y qué pasos vas a dar para conseguirlo

Es una buena forma de empezar. Escribe las cosas que quieres en tu vida. No tienen que ser materiales, por supuesto. Podríamos dividirlas en tres: qué quieres ser, qué quieres hacer y qué quieres tener.


Kaizen

Es posible que no conozcas esta palabra. Si la conoces, es muy buena señal porque significa que ya has oído hablar de la tercera de estas 7 virtudes principales. Pero recuerda que lo importante es poner este conocimiento en práctica.


Kaizen significa mejora constante. Brevemente se podría explicar diciendo que consiste en la consagración al propósito de obrar bien, de hacer lo mejor, lo óptimo. Es un proceso de superación personal.


Esto es difícil de hacer. Para superar los momentos duros, que llegarán, es necesario tener coraje. Te permitirá perseverar donde la mayoría abandona.


Consejo: expande tu zona de comodidad

El momento en el que llega la tentación de abandonar, de no seguir intentándolo, es donde se encuentra el límite de la zona de comodidad. Si quieres conseguir algo en la vida, tendrás que superar dicho límite, haciendo crecer tu zona de comodidad.


Disciplina

La disciplina es fundamental para tener la vida que quieres. En lugar de seguir tus impulsos, harás lo que crees –y sabes– que es bueno. En El monje que vendió su Ferrari se dice que la disciplina es como un alambre, y no les falta razón a los Sabios de Sivana que enseñaron a Julián Mantle antes de que este transmitiera sus conocimientos a John.


Un alambre (o una cuerda) está compuesto por muchos alambres más finos. Uno solo de ellos se rompería con facilidad, pero si tienes suficientes y los juntas, ese alambre se hace fuerte y puede soportar mucho peso. De igual manera, cada vez que eres disciplinado añades un fino hilo al conjunto. Poco a poco te vas haciendo más fuerte.


Acostúmbrate a practicar la fuerza de voluntad, aunque todavía no tengas demasiada, y terminarás teniéndola


Consejo: Soluciónalo cuanto antes

Cada elección entre demostrar la fuerza de voluntad o ceder a los impulsos es una elección entre añadir uno de esos pequeños alambres o cortarlo. Cuanto más tiempo pases sin poner remedio, más hilos o pequeños alambres cortas. Cuanto antes te pongas a solucionarlo, más fácil será.


Respetar tu tiempo (valorarlo)

Saber aprovechar el tiempo tiene el premio de una vida rica y productiva. ¿Productiva para qué? Cada persona tiene que decidir en qué dirección va a usar sus fuerzas, pero si no aprovechas el tiempo, te perderás muchas cosas.


Un tiempo bien organizado es la señal más clara de una mente bien organizada.


El día tiene 24 horas para todo el mundo. Entonces, ¿cómo es posible que haya gente que parezca que tiene tiempo para todo? ¿Y por qué otros están siempre diciendo que no les da tiempo a nada? La respuesta es sencilla: hay quien aprovecha el tiempo y hay quien no lo hace. Sé consciente de lo valioso que es el tiempo y aprovéchalo.


La gente atareada es la única que tiene tiempo de sobra.


Consejo: pregúntate por qué haces las cosas

Ve a lo esencial y prioriza. Haz primero las cosas más importantes, en lugar de distraerte con lo que es insignificante. Te puede ayudar hacerte esta pregunta: ¿por qué estoy haciendo esto? Verás que muchas de las cosas que haces podrías dejarlas al margen y tener más tiempo para lo que de verdad es relevante en tu vida y la mejora.

Ayudar a otras personas

Este punto da para mucho, aunque en el libro se dedican solo 6 páginas. Tal vez porque todos hemos vivido momentos difíciles en los que hemos agradecido que nos echaran una mano.


Pero no hay que esperar situaciones especiales para actuar. Empieza por unas palabras reconfortantes para quienes menos lo esperan, gestos hacia tus amigos, no descuidar las amistades, muestras de cariño a tu familia…

Abrazar el presente

La última de las 7 virtudes que se enseñan en EMQVSF. Hay que aprender a disfrutar del presente y tener toda nuestra concentración puesta en el ahora.


¿Te ha pasado alguna vez estar haciendo algo y que las horas pasen volando? Seguro que sí. La pena es que para la mayoría de la gente esto no es habitual.


Muy de vez en cuando ven una película o una serie que les genera esa sensación. Eso es porque no disfrutan del momento.


Quien lucha por su futuro vive en él hoy.

Practica las 7 virtudes de EMQVSF

Pon en práctica estas virtudes. Si no se aprovecha este conocimiento, se pierde. Tómalas como guía de acción con gran convicción. Si todo esto no funciona, déjalo, y si te sirve, habla a otros de ello para que también puedan poner en práctica lo aprendido.


Fuente via WideMat.

7 visualizaciones0 comentarios

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page